M\u00e1xima y Guillermo de Holanda, locos por el esqu\u00ed

Una vez más, el esquí vuelve a reunir a la familia real holandesa. Máxima y Guillermo han disfrutado de unas mini vacaciones junto a sus tres hijas, Amalia, Alexia y Ariadna. Tampoco ha querido perderse esta escapada Beatriz, princesa de los Países Bajos, ni su hijo Constatino que estuvo acompañado por su mujer Laurentien y sus tres hijos.

Una vez más, han elegido los Alpes austriacos, concretamente la estación de esquí de Lech a la que son asiduos. Allí fue donde, en febrero de 2012, el príncipe Johan Friso quedó sepultado por un alud. Un trágico accidente que le dejó en coma durante 18 meses hasta que falleció en agosto de 2013. A pesar de los duros recuerdos, la familia real de los Países Bajos no renuncia a seguir disfrutando de su deporte favorito en su estación preferida.

Máxima y Guillermo, dos enamorados en la nieve

Miradas, abrazos y sonrisas se dedicó el matrimonio durante su jornada de esquí en familia en Lech, Austria.Máxima y Guillermo, que compartenafición por este deporte, demostraron una vez más a golpe de sonrisas y gestos de cariño que siguen tan enamorados como el primer día.Ya sea en actos oficiales o en sus viajes privados, los monarcas siempre hacen gala de su complicidad

Familia que esquía unida, permanece unida

Como ya es tradición, toda la familia real de los Países Bajos se reunió para esquiar junta. La princesa Beatriz pudo disfrutar de reunir a sus dos hijos con sus respectivas familias.Constantino, el hermano menor de Guillermo, fue con su mujer Laurentien y sus tres hijos, Eloísa, Nicolás Casimiro y Leonor.

Beatriz, una abuela orgullosa

Desde que Beatriz abdicara del trono en 2014, una de las facetas que más le llena es la de ejercer como abuela. A sus82 años, la ex monarca sigue en plena forma, es capaz de calzarse las botas de esquí y lanzarse a la nieve para disfrutar de sus nietos: Amalia, Alexia y Ariadna, hijas de Guillermo y Máxima, así como Eloísa, Nicolás Casimiro y Leonor, hijos de Constantino y Laurentien.

Pura diversión

Durante el posado, se respiró un ambiente muy distendido, tanto que terminaron enzarzados en una guerra de bolas de nieve. A sus 15 años, Nicolás Casimiro fue el más ‘gamberro’ de todos los primos y se lanzó a tirar bolas de nieve por encima de su hermana pequeña, la condesa Leonor de 13 años.

Máxima y Guillermo, risas con sus hijas

Los reyes de los Países Bajos hicieron gala de su espontaneidad durante el posado con sus tres hijas bromeando entre ellos. Los cinco forman una familia muy unida.

Guillermo, rodeado de sus ‘chicas’

A sus 52 años, el rey de los Países Bajos se ha convertido en padre de tres jovencitas de las que no puede estar más orgulloso. Amalia, de 16 años, Alexia, de 14, y la pequeña Ariadna, de 12, son ya tres adolescentes que han heredado la belleza de su madre, Máxima.

Amalia, una heredera con estilo

El pasado mes de diciembre, la hija mayor de Máxima y Guillermo cumplía 16 años. Amalia se ha convertido en una joven muy atractiva que ha dejado ya atrás su etapa más infantil. Ahora luce ya uñas maquilladas y marca estilo con unas originales gafas de sol.

Amor entre padre e hija

Amalia se mostró de lo más cariñosa con su padre. El rey Guillermo y su hija mayor presumen de tener muy buena relación. Durante el posado, padre e hija no dudaron en abrazarse e incluso darse besos.

Amalia, una bella adolescente

La princesa de Orange estaba guapísima con su conjunto de nieve, y su característica melena rubia. Amalia es ya toda una promesa entre las jóvenes princesas europeas. Su hermana Alexia, sin embargo, tiene el pelo más pelirrojo.

Máxima, destreza con los esquís

La reina demostró ser una esquiadora con mucho estilo. La argentina descendió con los esquís mostrando su maestría. Ni siquiera practicando deporte, Máxima pierde su glamour. Con unas gafas de sol y un pañuelo al cuello, la monarca estaba muy favorecida.

Risas y bromas

Pero antes de descender por las pistas de Lech, Guillermo ayudó a su esposa a solucionar un pequeño problema con las botas de esquí. Máxima recibía la ayuda de su marido riendo a carcajadas.

Fuente: Leer Artículo Completo