Máxima de Holanda se ha quedado sin su viaje a Nueva York, pero su despacho nos transporta mucho más lejos

Lo habitual es que pasados unos días del Prinsjesdag, la reina Máxima de Holanda ponga rumbo a Nueva York para asistir a la Asamblea General de la ONU. Debido a la pandemia, este año tal viaje no ha sido posible, de manera que la consorte de Guillermo Alejandro I ha tenido que cumplir con sus obligaciones como asesora del Secretario General de la ONU desde el palacio de Huis ten Bosch.

Eso nos ha permitido apreciar mejor su bonito y exótico despacho personal: con las paredes forradas de un papel de pared de la firma Ananbô estampado con plantas tropicales, una lámpara en forma de palmera estilo art decó de Maison Jansen, un centro de mesa con flores de cerámica de Delf y unas sillas imperio azul pavo real con flores pintadas en los respaldos, el lugar de trabajo de Máxima de Holanda invita a evadirse sin salir de casa en este año de confinamientos y cierre de fronteras.

A través de su iPad, aprovechó su intervención en la ONU para hablar de la importancia de los pagos por medios digitales en estos tiempos de pandemia, así como de la necesidad de que las mujeres tengan acceso a internet y de desbloquear su inclusión a la financiación digital para que puedan vivir de manera más productiva y tengan vidas más seguras.

“El 89% de las mujeres subsaharianas trabajan de manera informan, con limitados ahorros y capital, lo que las hace particularmente vulnerables a los shocks económicos (como el del COVID-19)”, dijo Máxima de Holanda durante su discurso. La acompañaba virtualmente Melinda Gates, una “estimada compañera” a la que aprovechó para agradecer su involucración en esta misma lucha.

Al tratarse de una reunión de trabajo, la reina no hizo ayer ninguno de los despliegues de palmeras, pulseras y broches a los que nos tiene acostumbrados. Máxima de Holanda pronunció su discurso vestida con una blusa en color blanco roto de Natan y unos pantalones a tono, un look sencillo y formal que en esta ocasión solo adornó con un collar en forma de cadena dorada.

En imágenes

De Felipe y Letizia a la princesa Mette-Marit: los 'royals' nos enseñan sus despachos

Fuente: Leer Artículo Completo