Marta Ortega y su vestido de sirena como invitada de boda

Hoy ha tenido lugar una boda de esas que reúne a toda la ‘jet-set’ española, y nosotras encantadas, la verdad, porque no hay cosas que nos guste más que ver los modelitos de las invitadas para poder fichar ideas de cara a nuestros próximos eventos. Sobre todo, si entre el elenco de invitadas se encuentran personalidades como: Tamara Falcó y la hija de Amancio Ortega, creador de Inditex, Marta ortega. Ambas junto a sus respectivas parejas han acudido al enlace de Felipe Cortina y Amelia Millán. El empresario y la arquitecta se han casado en una finca de Castilla La Mancha rodeados de amigos íntimos. Pero, sin duda, lo importante a destacar para las adictas a la moda es, sin duda, ‘lookazo’ de Marta.

Hace pocas semanas la hija de Amancio nos sorprendió con un estilismo en la boda de Pedro Bravo y Carlota Pérez-Pla que no dejó indiferente a nadie. Utilizó un vestido ‘slip dres’ combinado con una capa superpuesta de suéter calado, a priori, resultaba algo arriesgado pero el resultado fue todo un acierto. Y es que, si alguien sabe de anteponerse a las tendencias esa es, sin duda, Marta. Para la cita de hoy, Ortega ha utilizado el mismo recurso en su vestido de invitada, la superposición prendas. Y el efecto es maravilloso. Un vestido que bien podríamos bautizar como ‘sirena urbana’.

Se trata de una prenda de corte largo que parece estar compuesta por dos piezas. En la parte superior un espectacular vestido joya dorado con cristales bordados, tipo malla medieval que llega hasta la altura del tobillo, ahí es donde comienza la segunda parte de esta prenda, con desde una falda larga de vuelo en color azul petróleo, como si fuera una cola de sirena. Un juego de tejidos y colores diferentes pero que funciona de maravilla. La empresaria ha rematado el estilismo con unas sandalias de tacón alto doradas y un minibolso negro. En cuanto al ‘beauty’, ella ha optado por un maquillaje muy sencillo, como nos tiene acostumbradas, casi inexistente y un recogido que acaba en moño de bailarina con algunos mechones sueltos en la nuca, para dar ese aire de informalidad a contraste con su espectacular y elaborado vestido.




Vía: ELLE ES

Fuente: Leer Artículo Completo