Los momentos más complicados de Rocío Flores en la relación con su madre

Y estalló. Ha tardado dos meses, pero Rocío Flores, por fin, ha entrado a dar detalles de cómo lo pasó cuando se rompió la relación con su madre, Rocío Carrasco. Animada quizás por esos episodios que su padre ha contado dentro de la casa de ‘GH VIP 7’ soportados por su hijo, ella se ha lanzado.

Era Jorge Javier Vázquez, con quien tiene una enorme complicidad de que se sentara por primera vez en el plató, quien le arrancaba esas confesiones a la nieta de Rocío Jurado. Su padre contaba: “No se felicitan la Navidad. Ellos están esperando que su madre les diga si necesitan algo, pero no. David me contó que con 14 o 15 años le tocó el fin de año en casa de Terelu, luego se fueron todos de copas y él se quedó con la chica del servicio y eso me duele”.

Era ahí cuando el presentador comenzaba a tirar del hilo y ella respondía: “Me guste o no me guste, es una relación pública”. El siguiente punto era hablar de esa ausencia de invitación a la boda de su madre con Fidel Albiac. “No hubiera estado mal la invitación, aunque hubiera sido por cortesía“, respondía, mostrando por primera vez sus sentimientos sobre uno de los capítulos más comentados estos días. Pero, ¿hubiese ido? “La verdad es que es una pregunta que me he hecho muchas veces y q no te sé contestar”, se sinceraba.

di el paso que tuve que dar y no obtuve respuesta”

“Yo ya di el paso que tuve que dar y no obtuve respuesta. Esta situación me hace sufrir. Si yo no supiera el padre que tengo yo no estaría aquí defendiéndole“, aseguraba Rocío, que no ocultaba que ha sufrido mucho durante estos años. Hasta el punto de necesitar ayuda psicológica: “Tuve ayuda en su momento y luego no quise retomarlo, pero no descarto volver. Fue un momento que cambié de ciudad y quise refugiarme en el ‘me he ido y no va a pasar anda'”.

“No es que me guste o no me guste lo que cuenta mi padre. Es la verdad”, se arrancaba, antes de hablar sobre quién tiene o no la culpa o la responsabilidad dentro de todo este lío que no tiene pinta de poder solucionarse fácilmente: “No lo sé. Tengo la conciencia muy tranquila y no lo sé si ella”.

Sobre la famosa llamada a su madre, la que habría supuesto el punto y final de su relación, sentenció: “Sí me cogió el teléfono y no voy a decir lo que dijo. Fue un ‘hasta luego maricarmen’. No voy a revelar el contenido de esa llamada. Me he puesto en contacto más de una vez”. Y lo que, sin decirlo, dejó cristalino, es que no tiene relación con un Fidel, y que si su madre estuviese con otra persona, la relación sería otra.

Fuente: Leer Artículo Completo