Letizia y Felipe VI: 17 años de matrimonio

El 22 de mayo de 2004, bajo una intensa lluvia, se casaban en Madrid el príncipe heredero, Felipe de Borbón, y Letizia Ortiz Rocasolano. Tras un noviazgo secreto y un anuncio de compromiso precipitado, Letizia dejaba sus funciones como periodista en Televisión Española para entrar a formar parte de la Familia Real. Su espontáneo ‘déjame hablar’ del día de su compromiso en el Palacio de Zarzuela ha dado paso a una reina metódica y perfeccionista, que ha tomado como referencia la profesionalidad de la que siempre ha hecho gala la reina Sofía.

Hoy se cumplen 17 años de aquella boda que ya forma parte de la historia de España. En Madrid se dieron cita miembros de doce casas reales y se celebró, tras casi cien años, una nueva boda de estado. La catedral de la Almudena fue el escenario de la boda religiosa y doña Letizia, que llegó con su padre en un Rolls Royce, la gran protagonista. Vestida con un impresionante diseño de Pertegaz, confeccionado en seda natural, en blanco roto, y de línea princesa. De cuerpo ceñido y manga larga, el vestido terminaba en una espectacular cola en la que estaban bordados motivos de gran significado para la corona: la flor de lis, las espigas de trigo, tréboles y madroños. Sobre su cabeza llevaba la misma corona que había lucido la reina Sofía el día de su boda y que había pertenecido a su madre, la reina Federica.

Por la capital de España desfilaron miembros de doce casas reales reinantes y personalidades del mundo de la cultura, la política, el deporte y la moda, de Nelson Mandela a Pau Gasol, pasando por Mario Vargas Llosa y Manuel Pertegaz. Pero hoy ponemos el foco en la familia más cercana de doña Letizia y Felipe VI, porque mucho han cambiado sus miembros desde aquel mayo de 2004. La separación de la infanta Elena, la abdicación y el exilio de don Juan Carlos, los problemas judiciales y la pena de cárcel de Iñaki Urdangarín, la muerte de la hermana menor de doña Letizia, Érika, y de sus abuelos maternos… Si hoy tuviéramos que repetir esa foto, muchos serían los cambios. Repasamos qué ha deparado la vida a los Borbón-Grecia y a los Ortiz-Rocasolano.

Justo diez años después de la boda de doña Letizia y don Felipe, el rey Juan Carlos I abdicaba y su hijo se convertía en Felipe VI. La imagen pública de don Juan Carlos se había debilitado profundamente. En 2012 se fracturó una cadera durante una cacería de elefantes en Botsuana, por la que tuvo que pedir perdón, y se vio salpicado por los negocios poco claros de Iñaki Urdangarín. Un año después salía a la luz su relación con Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

Pero la abdicación no puso fin a sus problemas. En 2020 se comenzaron a investigar un supuesto cobro de comisiones ilegales y sus fondos acumulados en paraísos fiscales y el rey emérito decidió exiliarse en Abu Dabi. Allí lleva más de un año y solo ha recibido la visita de sus hijas.

La reina Sofía, mientras tanto, sigue viviendo entre Madrid y Palma de Mallorca, donde pasa largas temporadas junto a su hermana Irene, y atendiendo compromisos oficiales.

En la boda de Letizia y Felipe, los días aún eran de vino y rosas para Cristina e Iñaki. Pero justo ese año Iñaki se convirtió en socio fundador de Nóos, y comenzó a organizar eventos deportivos. Dos años más tarde, un asesor de la Casa del Rey le aconsejó buscar trabajo fuera de España, y en 2009, la familia ponía rumbo a Estados Unidos.

En 2011 comienza la investigación a Urdangarín por diferentes delitos que terminaría con su entrada en la prisión de Brieva en 2018. Años de verdadero calvario para la familia en los que la infanta Cristina ha vivido en Suiza, lejos de la presión de los medios e intentando proteger a sus hijos. Ante las presiones para que se divorciara, ella se ha mantenido firme en la defensa de su marido. Y eso le ha costado estar apartada de la Casa Real, con su madre y su hermana como únicos apoyos.

Tres años después de la boda de Letizia y Felipe, Casa Real hacía oficial el cese de la convivencia de doña Elena y Jaime de Marichalar, una manera sui generis de definir la primera separación dentro de la familia real española. Dos años después llegó el divorcio. Ninguno de los dos ha vuelto a tener pareja estable y doña Elena, tras el ascenso de su hermano al trono, vio reducido su papel dentro de la Corona.

Su apoyo a su hermana tras el caso Nóos y su fidelidad a su padre a pesar de todos los escándalos han hecho que se alejara de su hermano.

La hermana mediana de Letizia no encajó bien convertirse en figura pública tras la boda de su hermana, y presentó una demanda por acoso de la prensa. Era 2008, compartía su vida con Enrique Martin-Llop y acababa de nacer su hija Amanda. Tras su separación, Telma se casó con el abogado Jaime del Burgo, amigo de Letizia, en Italia. El matrimonio se rompería poco después y actualmente Telma mantiene una relación con Robert Gavin, exmarido de la vocalista de The Corrs.

La madre de doña Letizia, Paloma Rocasolano, se ha convertido en el mayor apoyo de su hija, y es la encargada de ocuparse de Leonor y de Sofía cuando la actual reina no está.

Hace apenas tres meses Jesús Ortiz anunciaba en Twitter su jubilación a los 72 años, tras trabajar 50 años como periodista. El padre de la reina se casó con su actual esposa, Ana Togores, solo tres meses antes de que el entonces príncipe Felipe y su hija se convirtieran en marido y mujer.

El 7 de febrero de 2007 se conocía la muerte de la hermana menor de doña Letizia, Érika Ortiz. Tenía una hija de cuatro años, Carla, y estaba separada de Antonio Vigo. Aquella noticia fue un duro golpe para doña Letizia, que estaba embarazada de su segunda hija. Según quienes la rodeaban, Érika acusó más que nadie convertirse en una figura pública y saber que cada uno de sus pasos era analizado con lupa.

La prima hermana de Felipe VI, primogénita de su tío Constantino, siempre ha sido el gran apoyo de Cristina de Borbón desde que estudiaban en Barcelona. Ella también tuvo que vivir en sus propias carnes la imputación de su marido, Carlos Morales, arquitecto, por un delito urbanístico. Pero tuvo más suerte que su prima, y se retiraron los cargos por falta de pruebas, dejando al matrimonio seguir con su tranquila vida en Lanzarote, la tierra natal de él.

La hermana mayor del rey Juan Carlos I (en la imagen, llegando a la cena previa a la boda de Letizia y Felipe), fallecía en enero de 2020 tras un año de lucha contra un cáncer de colon. Nacida en Cannes (Francia), solo unos días después de que estallara la Guerra Civil Española, la infanta Pilar renunció a sus derechos dinásticos para casarse con Luis Gómez-Acebo, con quien tuvo cinco hijos. Siempre fue uno de los miembros más espontáneos y queridos de la familia real y la sintonía con su hermano Juan Carlos era evidente.

Ciega de nacimiento, la infanta Margarita siempre ha sido la gran protegida de su hermano y un pilar dentro de la familia. Nacida en Roma, se casó en Estoril con el médico Carlos Zurita y vive en Madrid con él y con sus dos hijos. Conocida por su inteligencia y su sentido del humor, habla nueve idiomas y en más de una ocasión ha disfrutado de la noche madrileña con su hija María.

En 2008 doña Letizia se tenía que despedir de su abuela materna, Enriqueta, y en 2015 fallecía su abuelo, Francisco Rocasolano. Los abuelos maternos de doña Letizia siempre estuvieron muy presentes en su vida y, a pesar de su entrada en la familia real, la Reina nunca ha renunciado a seguir viendo a los suyos y compartiendo muchos momentos familiares.

En verano de 2009, la separación de Simoneta Gómez-Acebo y su marido, José Miguel Fernández-Sastrón, saltaba a los medios. Aunque los más allegados hablaban de que era un paréntesis y que estaban hechos el uno para el otro, la separación fue definitiva y culminó en divorcio tres años después.

Solo unas semanas antes, también en 2009, se había conocido la separación de la modelo Laura Ponte y Beltrán Gómez-Acebo, que se casaron el mismo año que Letizia y Felipe. El actual rey siempre ha estado muy unido a su primo Beltrán, y es el padrino del hijo mayor de Laura y Beltrán, Luis Felipe.

La vida de la prima hermana del Rey también ha cambiado mucho desde que acudió a su boda en 2004. María Zurita fue madre en 2018, a los 43 años, mediante fecundación in vitro de donante anónimo. María lo hizo público para normalizar que existen muchos tipos de familia, y tras un embarazo y parto complicados, su hijo Carlitos se ha convertido en el protagonista de su familia.

Cuando los reyes se casaron, Pipe (como llaman familiarmente a Felipe Juan Froilán) tenía 6 años, y Victoria Federica, 4. Ellos fueron dos de los protagonistas de la boda, haciendo travesuras y llamando la atención de las cámaras. Con el tiempo, el interés mediático se mantiene. Tanto Felipe como Victoria son los dos nietos más populares de doña Sofía. Él, por su afición a disfrutar de la noche madrileña; ella, porque se ha convertido en una it girl cuyos looks se llevan todos los Likes.

Fuente: Leer Artículo Completo