Lanzan tartas a la figura de cera del rey Carlos III

La figura de cera del rey Carlos III en el museo Madame Tussauds de Londres ha recibido este lunes un par de tartazos. Como puede verse en los vídeos difundidos por los propios activistas que perpetraron la acción, dos miembros de Just Stop Oil se acercaron a la estatua y, tras dejar al descubierto sus camisetas blancas con el logotipo de la organización (su significado es «detened las energías fósiles» en inglés), lanzaron a la cara de la réplica del rey de Inglaterra un par de tartas de chocolate. Acto seguido aseguraron que «la ciencia es clara. Nuestra petición es sencilla: detened las energías fósiles. Es pan comido» (en el original utilizaron la expresión anglosajona «a piece of cake» –que significa ‘un trozo de tarta’– estableciendo un juego de palabras entre su discurso y los tartazos).

A post shared by Just Stop Oil (@just.stopoil)

La acción se produce unas horas después de que el grupo ecologista alemán Last Generation lanzara puré de patata al cuadro Les Meules de Monet, valorado en 110 millones de euros, y una semana más tarde de que otros de los integrantes de Just Stop Oil rociaran con sopa de tomate Los girasoles de Van Gogh en la National Gallery de Londres para después preguntarse «si el arte vale más que la vida».

La asociación conservacionista Just Stop Oil es contraria a que el Gobierno británico conceda nuevas licencias de extracción de petróleo y gas, combustibles fósiles que están impulsando el avance de la crisis climática, y ya había llevado a cabo varias protestas las últimas semanas en Londres. Tras conocer que el rey Carlos III no asistirá a la próxima cumbre sobre el cambio climático COP 27, dos miembros de la asociación –Eilidh McFadden, de 20 años y Tom Johnson, de 29– no han dudado en lanzarle las tartas a su representación de cera. La figura está valorada en 230.000 euros y aún se desconoce si ha sufrido daños.

Esta es la tercera acción de protesta contra una obra de arte que se lleva a cabo en menos de quince días, si bien a principios de este mes dos miembros de la organización Extinction Rebellion pegaron su mano al cuadro de Pablo Picasso Masacre en Corea, expuesto en Melbourne.




Fuente: Leer Artículo Completo