La princesa heredera de Japón respeta los sentimientos de su hija Mako sobre su boda

La princesa Mako de Japón se comprometió con su compañero de Universidad Kei Komuro en septiembre de 2017. Sus planes pasaban por celebrar su boda un año más tarde. Lo que pasó fue, sin embargo, bien distinto. Dijeron, en una excusa poco convincente, que se habían precipitado en su decisión. Posponer la boda desató rumores de crisis avivados tras conocerse que Kei Komuro se marchaba a estudiar Derecho a Nueva York, pero finalmente se halló el supuesto verdadero motivo: la madre del joven debía 30.000 euros a su exnovio y parte de la cuantía la había invertido en la educación de su hijo y prometido de la princesa. Este mismo mes, la Casa Imperial ha comunicado que la pareja de 29 años se casa el mes que viene pero que su boda no incluirá una ceremonia tradicional nipona. Lo previsible es que novia renuncie a su dote (150 millones de yenes, aproximadamente 1,15 millones de euros) y se cree que podría tarsladarse a vivir a Nueva York con su futuro marido.

La madre de Mako, la princesa heredera Kiko, ha hablado este sábado con motivo de su 55 cumpleaños. A través de la Agencia de la Casa Imperial ha dicho que pretende respetar la decisión de su hija: "Hay cosas en las que estamos de acuerdo y en desacuerdo, pero queremos decirnos que creemos que es necesario y me gustaría respetar los sentimientos de mi hija mayor tanto como sea posible". Continúa diciendo la princesa en el mismo comunicado: "Como madre, estoy teniendo muchas conversaciones con mi hija para poder aceptar sus sentimientos y pensamientos". No detallas en qué consisten esas conversaciones ni hace ningún tipo de comentario respecto a la supuesta deuda de la madre de Komuro ni sobre la intención de ésta de devolverle el dinero a su ex.

Respecto a un posible matrimonio de su segunda hija de 26 años, la princesa Kako, ha sido cauta: "Me gustaría escuchar sus pensamientos con antelación y apreciar las conversaciones familiares" antes de aventurarse a pronunciar unas palabras de las que luego pueda arrepentirse teniendo en cuenta los pasos que ha seguido su primogénita.

Mako y Kako son hijas de la princesa Kiko y Fumihito, el actual príncipe heredero Akishino, y sobrinas de Naruhito, el actual emperador japonés. Akishino ha aprobado el matrimonio de la princesa y el plebeyo aunque sin demasiadas alegrías quizá porque es consciente que la ley de la Casa Imperial establece que solo los varones pueden ascender al trono y que las mujeres pierden la condición de princesa si se casan con alguien que no pertenece a la realeza, como le sucederá a Mako tras su boda por amor. El futuro de la Casa Real más antigua del planeta se presenta complejo con normas tan poco actualizadas como esta y el peso únicamente sobre tres personas: el emperador, el príncipe heredero Akishino y su hijo, el hermano de Mako, el príncipe Hisahito de 14 años.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo