La princesa Beatriz lanza un videomensaje insólito por una causa muy ligada a su infancia

La princesa Beatriz de York ha sido una de las royals más afectadas por la crisis del coronavirus a nivel personal. La pandemia y las medidas de confinamiento interfieren en su boda, que estaba prevista para el 29 de mayo, y se ha visto obligada a cancelarla. Pero eso no ha impedido que la hija mayor de Sarah Ferguson se dedique a ayudar a quienes más lo necesitan en estos momentos. A finales de marzo, se filtraba entre la prensa su salida a la calle, junto a su hermana y a su madre, para llevar alimentos y objetos de limpieza a los sanitarios de varios hospitales de la ciudad de Londres. Ahora, la princesa ha compartido un vídeo desde la fundación de la que es patrona, en apoyo de otro colectivo.

La fundación Helen Arkell Dyslexia no ha dejado de trabajar en esta crisis y ofrece su ayuda, aunque de forma diferente. Ese es el mensaje que la princesa Beatriz se ha encargado de transmitir en forma de vídeo, con unas dulces palabras que animan a acudir a la fundación en caso de necesidad.

Sus apariciones públicas son escasas y no tiene redes sociales, por lo que la grabación es más que insólita. La ha compartido en la cuenta de Twitter de la fundación y en ella confirma que la Hellen Arkell Dyslexia Charity continúa trabajando “de forma online en lugar de cara a cara” y explica que los especialistas pueden ayudar de muchas formas. Hay disponibles: “Cursos online, tutorías o su línea de ayuda online”, explica la princesa. En el texto que acompaña al vídeo se puede leer: “Nuestra patrona, su alteza real la princesa Beatriz, ha compartido un mensaje sobre el apoyo que la fundación Helen Arkell Dyslexia está proporcionando durante la crisis. Póngase en contacto si podemos ayudar”.

La propia Beatriz experimentó el trastorno cuando era pequeña, por lo que tuvo que acudir a la fundación varias veces a la semana, para poder solucionar sus dificultades con la escritura. A medida que fue creciendo, entendió su problema con madurez y tuvo la valentía de pedirle a su madre que le contara a todo el mundo su problema. “Otros niños deben saber que obtendrán la ayuda que necesiten”, confesaba Sarah Ferguson en una entrevista en la que hablaba sobre la postura de su hija frente a la situación. A día de hoy, sigue implicada con la causa.

Fuente: Leer Artículo Completo