La histórica carta de Isabel II a Barbados

Isabel II ha dejado de ser jefa de Estado Barbados, que ha cambiado su forma de gobierno de monarquía parlamentaria a república tras la toma de posesión de la jurista Sandra Mason como presidenta del país. La isla fue una colonia británica hasta 1966 y ha estado vinculada a la Corona Británica hasta hoy. Un hecho histórico en el que ha participado el príncipe Carlos con su viaje oficial a Barbados para simbolizar la buena relación entre ambos países, y al que se ha sumado Isabel II con una histórica carta llena de recuerdos.

«En esta importante ocasión y en su asunción como primera presidenta de Barbados, le extiendo mis felicitaciones a usted y a todos los habitantes de Barbados», arranca la misiva escrita por Isabel II, en la que reaviva algunos de sus recuerdos más queridos en la isla.

«Visité su hermoso país por primera vez en vísperas de la independencia a principios de 1966, y me complace mucho que mi hijo esté con ustedes hoy. Desde entonces, el pueblo de Barbados ha tenido un lugar especial en mi corazón; es un país legítimamente orgulloso de su cultura vibrante, su destreza deportiva y su belleza natural, que atrae a visitantes de todo el mundo, incluidas muchas personas del Reino Unido», escribe la Reina.

«A lo largo de los años, nuestros países han disfrutado de una unión basada en valores comunes, prosperidad compartida y una estrecha colaboración en una amplia gama de temas, incluido el trabajo reciente sobre el cambio climático. También es una fuente de gran satisfacción que Barbados siga siendo un participante activo dentro de la Commonwealth, y espero que continúe la amistad entre nuestros dos países y pueblos. Al celebrar este día trascendental, les envío a ustedes y a todos los habitantes de Barbados mis más cálidos deseos de felicidad, paz y prosperidad en el futuro», concluye Isabel II.

Una carta histórica cargada de buenos recuerdos con la que Isabel II deja claro que, a pesar de que su estado de salud no le ha permitido estar en Barbados, está siguiendo de cerca todo lo que allí sucede y tiene en su hijo Carlos al mejor embajador de la monarquía cuando ella no está.



Fuente: Leer Artículo Completo