Kamala Harris elige un look cargado de significado para ser nombrada vicepresidenta de EE.UU

Ha llegado el día. Tras dos meses de espera, no exentos de polémica, el demócrata Joe Biden jurará el cargo como 46º mandatario de la historia EE.UU en una ceremonia marcada por las medidas de seguridad. Tras el reciente asalto al Capitolio y la rápida propagación de la Covid-19 en el país norteamericano, Washington está totalmente blindado y a diferencia de ocasiones anteriores, el público no se encuentra presente en la capital, ha sido llamado a seguir el acto a través de las pantallas.

Con permiso de Biden, y por supuesto de Donald Trump, la ausencia más destacada de esta toma de posesión, es otro nombre el que acapara miradas este 20 de enero: Kamala Harris. Por primera vez en la historia, una mujer, afroamericana y con ascendencia asiática se convertirá en vicepresidenta de EE.UU.


Como ya sucedió en el primer discurso público tras la victoria en las elecciones del pasado 3 de noviembre, la elección en materia de estilo de Kamala para un día histórico ha estado cargada de simbolismo.

La californiana ha decidido optar por un sofisticado estilismo protagonizado por un vestido largo combinado con abrigo ajustado a la cintura y delicada caída, ambos en morado, uno de los colores más repetidos de su armario y con un gran trasfondo político. Representa la unión, el entendimiento entre el bipartidismo. Una gran elección en los tiempos que corren en EE.UU.

Como ya es habitual, Kamala ha elegido un collar repleto de perlas para completar el estilismo y aportar mayor sobriedad y elegancia.

Según apuntan fuentes cercanas a la vicepresidenta electa, y varios medios estadounidenses como NBC, ambas creaciones pertenecen a diseñadores negros, por una parte el joven creador Christopher John Rogers, de Baton Rouge (Louisiana) asentado en la ciudad de Nueva York y por otro, Sergio Hudson, de Carolina del Sur.

Precisamente, este último también ha sido el elegido por otra de las grandes protagonistas de la cita, Michelle Obama. La ex primera dama de EE.UU ha acudido junto a su marido Barack Obama y lo ha hecho enfundada en un espectacular total look en delicado color ciruela formado por pantalones palazzo de tiro alto con cinturón a conjunto, jersey de cuello alto y elegante abrigo de paño hasta los pies. Un elección que ha vuelto a reafirmar su etiqueta de icono de estilo.




Fuente: Leer Artículo Completo