Julio Iglesias rompe su silencio y se sincera sobre su salud

Estas últimas semanas, se ha especulado mucho sobre la salud de Julio Iglesias y para no crear más expectación, el artista ha querido tranquilar a todos y contar cómo se encuentra viviendo esta pandemia mundial. Hasta ahora, Julio había optado por el silencio, pero a través de su cuenta de Instagram, el intérprete ha querido aclarar de una vez por todas cómo se encuentra. Lo ha hecho siguiendo con la dinámica que emplea en sus redes sociales, escogiendo una de sus canciones más conocidas, en este caso ‘Minueto’, para recordar el momento de su vida en el que fue creada.

Hemos podido viajar en el tiempo junto al intérprete, concretamente hasta Peñíscola en 1965, una época complicada para él porque se recuperaba de una larga lesión tras el accidente de tráfico que acabó con su carrera como portero del Real Madrid. Fue un auténtico varapalo para el cantante, pero supo reconducir su vida y se dirigió a un mundo en el que se haría único: el de la música que para el ha sido su salvación.

A post shared by Julio Iglesias (@julioiglesias)

“Tenía 19 años cuando un día cualquiera me encontré en un hospital casi sin vida y con muy pocas esperanzas de poderme recuperar. Aquí en esta foto iba a cumplir 21 años llevaba 2 años de recuperación, nadaba 6 o 7 horas diarias hasta que no podía más, es ahí cuando empecé a escribir canciones”, comenzaba escribiendo el cantante bastante emocionado.

Mi alma y mi cabeza me dieron la fuerza suficiente para seguir viviendo. Era un deportista natural y seguramente eso me ayudó muchísimo en mi recuperación. Nunca dejé de aprender, es más, creo que aprendí a aprender y aprender a aprender ha sido lo más importante que me ha pasado en todo este largo camino”, sin duda lo que tuvo que vivir el cantante hace que te tomes la vida de otra manera. “Voy a cumplir 78 años y ni siquiera a un grandísimo deportista se le puede pedir que a los 78 años pueda hacer deporte de la misma manera que lo hacía a los 20″, explicaba, reconociendo que, efectivamente, su espalda no siempre le da tregua, pero él está acostumbrado.

Fuente: Leer Artículo Completo