Joaquín Prat, al borde de las lágrimas en ‘Cuatro al día’

  • Joaquín Prat vuelve a llamar la atención de Rocío Flores.
  • Joaquín Prat, sano y salvo, tras su accidentado viaje a las Azores.

    Joaquín Prat se ha convertido en uno de los presentadores más queridos de la televisión. Su cercanía con los espectadores y su naturalidad delante de las cámaras tienen gran culpa de ello. Es algo que ha aprendido tras años y años delante de las cámaras en directo pero que también veía en casa, ya que su padre, Joaquín Prat, que falleció en 1995, es uno de los presentadores más recordados, y también queridos, de su generación.

    El pasado 30 de marzo, en ‘Cuatro al día’, Joaquín Prat entrevistó al locutor Pepe Domingo Castaño con motivo de su nuevo libro, ‘Hasta que se me acaben las palabras’. Un trabajo que ha emocionado al presentador porque en él se habla de su padre. «Me ha encantado. Hay partes muy emotivas, he llorado con algunas en las que mencionas a mi queridísimo padre», trasmitió el presentador a Castaño.

    El locutor de Cope y Joaquín Prat padre mantenían muy buena relación. Por eso cuando el presentador le preguntó a Pepe Domingo por «lo mejor» del oficio de la radio, este le contestó: «El contacto directo con el público. Cuando alguien te dice que le haces feliz, es lo más grande que te pueden decir. Eso me decía tu padre: ‘Haz feliz siempre a la gente que te escucha’. Yo he seguido sus pasos y sus palabras», reveló el periodista mientras el presentador no podía evitar las lágrimas y con la voz quebrada dijo: «Te quería mucho».

    «Y yo a él. Era un genio», contestó Castaño, que reveló una anécdota del día que conoció a a Joaquín Prat padre. «Se me puso la piel de gallina. Para mí era un dios, era mi ídolo y quería ser como él. De pronto, sin esperarlo, en una cafetería, un amigo gallego me lo presentó y me dio un abrazo. Y me dijo, los amigos de Pucho son mis amigos. Y para demostrártelo, como tú vas a trabajar en la radio, esta noche vas a venir de invitado a un programa mío».

    Sin duda, esta ha sido una de las entrevistas más emotivas para el presentador que se despidió del entrevistado diciéndole: «Que no se te acaben nunca las palabras. Te mando un fortísimo abrazo desde la admiración y el respeto más absoluto, maestro». Y acto seguido dijo a los colaboradores de su programa: «Por gente como Pepe Domingo, muchos hemos optado por esta maravillosa profesión».

    Fuente: Leer Artículo Completo