Jaime y Gabriella eclipsan a los Grimaldi en el Día Nacional de Mónaco más atípico

Como cada 19 de noviembre, el Principado se viste de fiesta y se engalana de blanco y rojo para celebrar su jornada más importante, el Día Nacional de Mónaco. Este año, a causa de la pandemia de coronavirus, los festejos han sido más comedidos y organizados teniendo en cuenta todas las medidas de prevención sanitarias. Por primera vez en la historia de esta fiesta no hemos podido ver a la Familia Real saludando desde el balcón del palacio Grimaldi.

Para compensar lo atípico de la jornada y la marcada ausencia de la princesa Estefanía, que nunca falta a esta cita con su familia, los pequeños Jaime y Gabrielle, hijos de Alberto y Charlene, se han convertido en los protagonistas con sus atuendos y su comportamiento.

Jaime y Gabrielle, perfectos anfitriones

Los mellizos, que el próximo mes cumplirán seis años, acaparaban todas las miradas en el exterior del Palacio Grimaldi donde se unían a sus padres, Alberto y Charlene, después de que estos acudieran a la tradicional misa en la catedral a primera hora de la mañana.

Protegidos por mamá

Los niños están muy unidos a Charlene. Por eso no es de extrañar que Gabrielle, muy guapa con un abrigo negro y horquillas rojas, abandonara por un momento el protocolo real para dejarse mimar por su madre que le sujetaba las manos con cariño. Mientras, su hermano Jaime no abandonaba la posición.

Jaime, un pequeño príncipe

El heredero de Alberto de Mónaco sorprendía cumpliendo a la perfección con su papel manteniéndose de lo más firme y saludando a las tropas al igual que su padre cuando correspondía. Jaime estaba muy guapo vestido, la igual que el año anterior, con el uniforme de gala de los Carabiniers.

Charlene conquista con su estilo

La mujer de Alberto de Mónaco iba muy elegante con un original abrigo negro largo y entallado con ribetes de color fucsia tanto en el cuello como en las mangas. Charlene elegía una cartera en el mismo tono de fucsia que los detalles del abrigo.

La elegancia de los detalles

Charlene daba un aire aún más sofisticado a su look al cubrir su cabeza con una boina negra adornada con una redecilla de tul. Además, lucía unos pendientes de perlas y se protegía con una mascarilla con el escudo de la casa real bordado.

Carolina de Mónaco, fiel a Chanel

Carolina de Mónaco elegía un sobrio y elegante traje de chaqueta y falda de su firma favorita, Chanel, en negro con detalles blancos en el cuello y las mangas, y rematado con flecos. Además, la princesa, que por primera vez no contaba con la compañía de su hermana pequeña Estefanía, lucía guantes blancos y recogía su pelo hacia atrás con una diadema. Gracias a ese peinado, Carolina dejaba a la vista algunas canas que ya salpican su melena.

Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo

La esposa de Andrea coincidía con su suegra en tocar su pelo con una diadema negro de terciopelo, así como en lucir un look muy clásico. Tatiana elegía un conjunto de tweed en blanco y negro formado por abrigo de solapa largo y falda midi a juego. Además, la empresaria llevaba un jersey negro de cuelllo perkins y daba un toque diferente al look con unas medias negras de fantasía-

Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo

Fuente: Leer Artículo Completo