Ivana Icardi se muestra «preocupada» por las secuelas de su embarazo

  • Síntomas que pueden indicar que estás embarazada
  • El embarazo mes a mes: todo lo que es normal y lo que no
  • Los famosos españoles con más seguidores en Instagram

    Si hay algo que le ha cambiado la vida a Ivana Icardi es la maternidad. A pesar de su ruptura con Hugo Sierra, la ex superviviente se las ha apañado muy bien para ser madre soltera guardando una buena relación con el padre de su hija, pero ahora su vida es completamente distinta: ha cambiado sus rutinas, costumbres y hasta forma de comer, pero a pesar de todo sigue estando preocupada por su cuerpo después de haber dado a luz, y lo ha confirmado a través de su canal de mtmad. Quizá te interese conocer cómo debe ser la dieta post parto para recuperarse bien.

    La joven argentina ha revelado que su cuerpo ha cambiado mucho a pesar de que durante el embarazo ‘sólo’ engordó 9 kilos que ahora ya está perdiendo: «Mi ombligo antes no era así, y me han salido algunas estrías«. Además, se ha quejado de que su pecho ahora está fláccido y lo ha comparado con una «pelota antiestrés»: «Es como estas pelotitas que las aprietas y salen por donde pueden», ha contado con humor. Sin duda, a ella y también a ti te puede interesar esta lista de 20 cosas que pueden pasar tras el parto.

    Ivana, por otro lado, también ha reconocido que no hace nada de deporte, algo que, desde luego, tiene mucho que ver con esa ‘mala’ recuperación post parto. Por lo pronto no parece que tenga muchas ganas de ponerse a ellos, pero aquí van 6 ejercicios efectivos y fáciles para recuperar la figura tras dar a luz.

    Pero, sin duda, lo que realmente le tiene preocupada es su aparato urinario. A muchas mujeres les ocurre que los músculos del suelo pélvico se les destensan tras dar a luz, y eso puede provocar, como en el caso de Ivana, que la retención de la vejiga se vea afectada: «Es que ahora me hago pis y tengo que ir al baño sí o sí. Es muy incómodo». «Lo he ido dejando y es algo que me preocupa», ha añadido. Normalmente, este tipo de problemas se pueden solucionar haciendo ejercicios para fortalecer el suelo pélvico, aunque en los casos más extremos puede incluso requerir una intervención quirúrgica.



    Fuente: Leer Artículo Completo