¿Han echado a Miguel Bosé de Twitter, Instagram y Facebook o se ha ido él? Sus teorías negacionistas sobre el Covid le pasan factura en las redes sociales

Miguel Bosé está siendo el protagonista sorpresa de la crisis del coronavirus. El cantante, que perdió a su madre Lucía Bosé a causa del Covid-19 a principios de la pandemia, se ha erigido como abanderado de la causa negacionista, esa que proclama a golpe de cacerola y tuit que las mascarillas nos roban la libertad, que la vacuna y el 5G son el Maligno y que este virus no es más que un invento para someter a las masas. En fin.

Ahora, después de semanas enarbolando la causa, parece que sus mensajes han surtido efecto… y se le han vuelto en contra. Después de arengar a sus seguidores a acudir en masa a la manifestación anti-mascarillas del 16A, no acudir él y aparecer unos días después haciendo la compra con ella puesta, Miguel Bosé ha desaparecido de las redes sociales. Eso sí, no sabemos si ha sido por voluntad propia y como protesta contra el sistema, o si se trata de un nuevo bloqueo de Twitter (como ya ocurrió a principios de julio), Instagram y Facebook a sus encendidos mensajes conspiranoicos y negacionistas.

Hace unos días, uno de sus vídeos era censurado en Instagram y Facebook al considerar su contenido como ‘información parcialmente falsa‘, y solo se podía reproducir después de que el usuario aceptara que “la información que contiene esta publicación es una mezcla de afirmaciones verdaderas y falsas o bien podría ser engañosa y estar incompleta”. Quizá esa fue la chispa que encendió e incendió por completo su imagen pública y ha hecho que este fin de semana haya desaraparecido su rastro de las redes sociales, convirtiéndole en ‘trending topic’. Ahora, al acceder a sus perfiles oficiales, directamente nos encontramos con que no existen. Lo que no sabemos es si el cantante se ha hartado de la polémica y ha decidido retirarse del foco mediático o han sido las redes las que han castigado sus comportamientos echándole de sus plataformas. El tiempo lo dirá.

Fuente: Leer Artículo Completo