En su granja, sin epidural y rodeada de su familia: Gigi Hadid apostó por el parto natural para tener a su primera hija

Hace cinco meses Gigi Hadid y su novio Zayn Malik se convirtieron en padres. El pasado septiembre, y sin que nadie ajeno a la familia se enterara, llegó al mundo una hija que ha cambiado para siempre la vida de la mediática pareja. Tanto que nada más tenerla entre los brazos ambos decidieron que por el momento lo mejor para todos era vivir esa experiencia en total intimidad. Disfrutar de la crianza de su niña lejos de miradas extrañas.

De ahí que todavía hoy no sepamos casi nada del bebé, del que por supuesto tampoco han publicado ninguna foto. Es más, lejos de caer en la tentación de filtrar alguna exclusiva a la prensa ávida de datos, el círculo más cercano a la pareja ha respetado a rajatabla los deseos de los nuevos padres. Tanto que la única información que tenemos sobre su hija es la que Gigi ha dejado caer a cuentagotas durante todo este tiempo.

Por ejemplo, no fue hasta el pasado 22 de enero cuando la modelo reveló algo tan inocente como que habían decidido llamar a la pequeña Khai, que tailandés significa ‘la elegida’. Solo un pequeño adelanto de lo que estaba aún por llegar. Nos referimos, por supuesto, a la portada que protagoniza para el número de marzo de la edición estadounidense de Vogue. El primer posado de este estilo que ofrece desde que dio a luz, experiencia de la que por supuesto también habla con todo lujo de detalles en la entrevista que acompaña sus fotos.

https://www.instagram.com/p/CK328UOn6QA/

A post shared by Gigi Hadid (@gigihadid)

Entre los datos más relevantes, Gigi confirma que tuvo un parto en casa totalmente natural. Es decir, que renunció a ponerse la epidural, la anestesia que bloquea los dolores de la madre mientras da a luz. También que su idea inicial era tener el bebé en un hospital de Nueva York, pero que cambió de idea cuando llegó la pandemia de la Covid. De ahí que decidiera trasladarse a su granja en Pennsylvania a esperar que llegara el gran día.

Por supuesto, no lo hizo sola. Además de Zayn, se instalaron con ella su madre Yolanda y su hermana Bella. Los tres, por cierto, estuvieron presentes durante todo el parto, que estuvo supervisado en todo momento por una matrona y una asistenta.

“Más que una mujer, me sentía como un animal”, recuerda la modelo sobre ese momento tan especial. “Ni siquiera me di cuenta de que mi hija había nacido cuando todo terminó. Estaba exhausta. Pero de repente miré hacia arriba y ahí estaba Zayn con ella en brazos. Fue un momento precioso”, explica.

También asegura que no se arrepiente nada de haber renunciado a la epidural. Más bien al contrario, ya que lo que buscaba “era vivir la experiencia tal y como es porque esto es algo natural por la que se supone que tenemos que pasar todas las mujeres”, defiende.

En cualquier caso, de momento no tiene intención de volver a repetir esta vivencia en un plazo corto de tiempo. “Sé que mi madre y que Zayn están muy orgullosos de mi, pero también sé que hubo momentos en los que los miraba y en su cara solo había terror”, revela. “De hecho, nada más terminar Zayn y yo nos miramos a la cara en plan ‘tenemos que darnos un tiempo antes de volver a pasar por esto”, concluye Gigi, que presume también de encargarse ella sola de la crianza de su hija sin la ayuda de niñeras o de asistentes.

SUSCRÍBETE AQUÍ a nuestra newsletter para recibir todas las novedades de VANITY FAIR

Fuente: Leer Artículo Completo