El rey de Jordania, triste y en shock por la supuesta traición de su hermano

Triste y en shock. Así dice sentirse el rey Abdalá de Jordania tras el arresto domiciliario de su medio hermano, el ex príncipe heredero Hamzah. En un comunicado emitido ayer miércoles, el monarca ha roto su silencio sobre lo que describe como un acto de sedición, una crisis que este fin de semana acabó con el arresto de su hermanastro y otras 17 personas. Mientras que el príncipe Hamzah se desvinculaba este martes del supuesto golpe, las palabras del rey apuntan a que su hermano participó en el mismo.

“El desafío de los últimos días no ha sido en más difícil o peligroso para la estabilidad de nuestra nación, pero para mí ha sido el más doloroso”, dice el comunciado firmado por el rey Abdalá II este miércoles. “La sedición procedió de dentro y fuera de nuestra propia casa, y nada es comparable al shock, el dolor y la rabia que he sentido como hermano y como jefe de la familia hachemita y líder de esta orgullosa gente”.

El comunicado también se pronuncia sobre la suerte del príncipe Hamzah, de quien el rey asegura que se encuentra “bajo su cuidado” en su palacio y acompañado de su familia. “He decidido manejar el asunto del príncipe Hamzah dentro de la familia hachemita y confiárselo a mi tío, Su Alteza Real el Príncipe El Hassan bin Talal”, explica. Y asegura que su hermano “ha dado su palabra ante la familia de seguir los pasos de sus ancestros, permanecer leal a su misión, y poner los intereses, la Constitución y las leyes de Jordania por encima de cualquier otra consideración”.

Nacido en 1980 del matrimonio del rey Hussein I con su última esposa, la reina Noor, el príncipe Hamzah se convirtió en el heredero del trono hachemita tras la muerte de su padre en 1999 y la consecuente subida al trono de su hermanastro, Abdalá II. Así lo había dejado establecido el rey Hussein antes de morir y así lo respetó inicialmente Abdalá hasta 2004, cuando decidió retirarle el título de príncipe heredero para, cinco años más tarde, otorgárselo en su lugar a su hijo mayor con la reina Rania de Jordania, el ahora príncipe heredero Hussein.

El príncipe Hamzah no protestó en ese momento contra su destitución, pero en los últimos años se ha mostrado crítico contra el gobierno jordano y la falta de libertades que existe en su país, donde Hamzah aún sigue siendo muy popular a pesar de ocupar un papel secundario en la corte hachemita.

“Se ha llegado a un punto en que nadie puede expresar su opinión sobre nada sin ser acosado, arrestado, hostigado o amenazado”, denunciaba el príncipe Hamzah en un vídeo grabado el pasado sábado en el que informaba de su arresto y negaba haber formado parte de ninguna conspiración contra el rey.

Su madre, Noor de Jordania, publicó en su cuenta de Twitter un mensaje para defenderle de lo que considera una “calumnia infame” y pedir que prevalezca la verdad. Por el contrario, otros miembros de la casa real jordana se han pronunciado en contra suya. Es el caso de la princesa Firyal, tía de Abdalá II y de Hamzah, quien en un mensaje de Twitter ya eliminado aseguraba que la antigua reina Noor y su hijo siguen sin aceptar la decisión que tomó el rey de retirarle su título de heredero. “La ambición de la reina Noor y sus hijos es falsa, inmerecida y carece de justificación. Todos lo deberían saber. Como se establece constitucionalmente, la sucesión va de padre a hijo mayor, ininterrumpidamente. Madurad, chicos”, escribía la princesa este domingo.

En imágenes

El estilo de Noor de Jordania, la 'Grace Kelly' de Oriente Medio, en imágenes

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo