El príncipe Harry cuenta cómo vivió la muerte de Lady Di

En los primeros capítulos de su libro de memorias, En la sombra, el príncipe Harry habla con detalle de la muerte de su madre, y es que para él la vida se paró en aquel instante en el que su padre se acercó a su cama, en el castillo de Balmoral, y le dijo que su madre había sufrido un accidente de coche y no se recuperaría. «Todo se detuvo, de forma nítida, cierta e irrevocable», cuenta, añadiendo que es incapaz de recordar todo lo que sucedió después.

Las imágenes de él y su hermano William caminando detrás del féretro de Diana de Gales con la cabeza mirando al suelo dieron la vuelta al mundo en agosto de 1997. Pero lo que las cámaras no captaron fue lo que sucedió en Althorp, la finca familiar en la que fue enterrada Lady Di. Unos momentos íntimos que Harry sí ha querido desvelar en sus memorias.

Harry cuenta cómo él y su hermano vieron por televisión el trayecto del féretro de su madre desde Londres a Althorp, pues ellos habían sido enviados allí rápidamente tras la misa funeral. Cuando el féretro llegó a la finca, fue llevado a la pequeña isla en el centro del lago donde Diana está enterrada. «Según las noticias, mi madre llevaba las manos cruzadas sobre el pecho y, entre ellas, una foto mía y de Willy, posiblemente los únicos dos hombres que la quisieron de verdad. Desde luego, los dos que la quisieron más. Durante toda la eternidad le sonreiríamos en la oscuridad, y quizá fuera esa imagen, a la vez que retiraban la bandera y el ataúd descendía al fondo de la fosa, lo que por fin me superó. Mi cuerpo sufrió una convulsión, se me hundió la barbilla y rompí a sollozar de forma incontrolada con la cara en las manos», escribe Harry.

El hijo menor de Diana de Gales había sido incapaz de llorar desde que recibió la noticia: «Me dio vergüenza quebrantar los valores de la familia, pero no podía aguantarme más», escribe a continuación. En sus memorias, Harry cuenta que no podía creer que su madre hubiera muerto, de hecho le asaltó la creencia de que su madre había fingido el accidente como una maniobra de distracción para escapar, albergando la esperanza de que estaría viva.

El recuerdo de Lady Di que su tía Sarah trajo de París

Tras la muerte de Diana, el príncipe Carlos voló a París con las hermanas de su exesposa, Sarah y Jane. A su regreso, su padre les dijo que Lady Sarah tenía algo para ellos. Su tía les explicó que, mientras estaba en París, había cortado dos mechones del cabello de su madre y se lo entregó en dos pequeñas cajas azules. «‘Ahí lo tenía. Una prueba. ‘Nos ha dejado de verdad'», escribe Harry en sus memorias.




Fuente: Leer Artículo Completo