El juicio mediático de Caroline Flack, en el punto de mira por su suicidio

Sucedió el pasado sábado. La presentadora Caroline Flack, conocida allende las fronteras de su país por sus relaciones sentimentales con el príncipe Harry primero y con Harry Styles después, era hallada sin vida en su domicilio. Desde su entorno no tardaban en confirmar, antes de que comenzase una incómoda oleada de rumores, que se trataba de un suicidio.

Pero, ¿qué había llevado a la estrella de la tele británica a terminar con su vida de manera voluntaria? Los representantes de esta lo tienen más que claro: el espectáculo que se ha originado, y según su modo de ver permitido desde la Fiscalía, en torno al las acusaciones por las que estaba siendo juzgada de un presunto delito de violencia de género a su marido el pasado mes de diciembre. Fue entonces cuando se la detuvo y comenzó una exposición que no pudo controlar.

Los representantes han sido claros: acusan al ministerio fiscal de haber permitido que se generase un “juicio-espectáculo” con una persona “vulnerable”. Y, por lo tanto, le cargan el cartel de la culpabilidad a la justicia. Directamente y sin miramientos. En el comunicado difundido, se dirigen a la Fiscalía a que recomiendan “reflexionar sobre la forma en que organizaron un juicio que no solo era infundado, sino que carecía de interés público. En última instancia, esto causó una gran angustia para Caroline”.

Lo cierto es que la presentadora, entre otros espacios, del ‘reality’ ‘Love Island’ fue acusada de haber agredido a con una lámpara a su marido, el tenista Lewis Burton, mientras este dormía. Unos hechos que él mismo desmintió en su cuenta de Instagram casi al momento. Es más, la pareja continuó con su relación a pesar de la complicada situación en la que estaban envueltos.

“Caroline ha estado bajo una presión tremenda en los últimos meses debido a este caso y a un posible juicio que se ha pospuesto varias veces”, añadían los representantes de la fallecida, volviendo a usar ese término de presión que ya vimos utilizar al príncipe Harry hace unos meses para definir lo que estaba viviendo su esposa, Megahn Markle, y que les ha obligado a tomar la determinación de poner tierra de por medio y marcharse a Canadá.

Fuente: Leer Artículo Completo