Cynthia Erivo se inspira en Aretha Franklin en los SAG

Los SAG Awards de este año han dejado tras su rastro inspiradores looks de invitada que prometen vaticinar las pautas que reinarán en las galas de los próximos meses. Impresionantes trajes dorados de brillos como Jessica Chastain, vestidos románticos con diademas como el de Helen Mirren o conjuntos de camisa y pantalón como Elle Fanning. Si estos conjuntos llamaron la atención, hubo uno también que acaparó todas las miradas nada más hacer su aparición estelar en esta gran cita de cine: el de Cynthia Erivo.

Siempre fiel a lucir llamativos diseños que ocupan el foco de atención, para los SAG Awards continuó fiel a su esencia y apostó por un diseño de la firma francesa de Louis Vuitton que, además de ser imponente, guardaba tras sus costuras un gran significado.

Cynthia asistió a estos premios con un vestido palabra de honor de vinilo rojo diseñado por Nicolas Ghesquière ajustado al cuerpo y con caída ligeramente más amplia hasta llegar al suelo, bajo el que lució unas sandalias de tacón rojas. Este sorprendente vestido lo coordinó, además, con una capa también de vinilo rojo bordada con cadenas y cristales negros, rojos y plateados así como con grandes bandas de tul que rodearon los bordes de la misma, también de Louis Vuitton.

Si bien el impresionante diseño de Cynthia pudiera parecer sacado de Catwoman o de alguna película de Marvel, lo cierto es que se realizó tomando como inspiración el estilo de los vestidos de Aretha Franklin, a quien ella misma interpretó en pantalla en la serie de Disney+ Genius: Aretha, por la que ella misma ha sido nominada en los SAG a Mejor Actriz.

Logró el papel tras afirmar en una alfombra roja de 2016 que una de sus canciones favoritas era la de Ain’t no way. Lo que jamás se imaginaría sería que los productores de la serie la llamarían para el casting y, menos aún, que años más tarde terminaría homenajeando a esta gran figura del soul con un exclusivo diseño realizado para ella de más de 230 horas de trabajo.

Louis Vuitton escogió los colores más característicos y repetidos del vestuario de Aretha Franklin y una silueta que combinó el estilo de Erivo con el de la diva musical. La capa que pudimos ver en los SAG recuerda especialmente al voluminoso caftán que Franklin coronó como histórico en la década de los años 60, durante su aparición en Andy Williams Show. También se pueden enumerar otras muchas ocasiones en las que la cantante apostó por las tonalidades rojizas y carmesí para sus apariciones, luciendo desde camisetas básicas hasta túnicas y elegantes vestidos de plumas.

Aretha era coqueta. Tanto que, incluso, pidió que el día de su muerte la enterrasen vestida de rojo y con unos zapatos de tacón del mismo color, el de la pasión: su preferido.



Fuente: Leer Artículo Completo