Camilla de Borbón-dos Sicilias, obligada a pagar una multa millonaria en la guerra que mantiene con su hermana

La historia de una princesa italiana, un cuadro de Gauguin y una pelea por una herencia de más de 115 millones de euros puede sonar a fantasía elaborada… Y eso que aún no hemos metido a la madre estrella del cine (que trabajó a las órdenes de Federico Fellini). Pero es todo completamente cierto y, ayer, el Real Tribunal de Justicia de la Isla de Jersey [una dependencia de la Corona Británica en el Canal de la Mancha], le dijo a la princesa Camilla Crociani de Borbón-dos Sicilias, que podría afrontar una multa "millonaria" por desacato tras negarse a revelar el paradero del cuadro de Gauguin (el Hina Maruru) valorado en casi 60 millones de euros.

La sesión de apelación de ayer fue la última en una amarga disputa que lleva prolongándose 10 años. El enfrentamiento familiar empezó cuando la estrella italiana Edoarda Crociani (más conocida por su nombre artístico de Edy Vessel) dispuso su fortuna en un fideicomiso para sus dos hijas, Christiana y la princesa Camilla, todavía adolescentes cuando el fondo se estableció en 1987. Edoarda era la viuda de un empresario de elevadísima fortuna, Camillo Crociani, fallecido en 1980, y que dejó tras de sí una considerable riqueza personal, incluyendo una colección artística.

En 2010, según el Telegraph, del fondo desaparecieron 100 millones de libras [116 millones de euros al cambio actual, sin inflación] entre inversiones y obras, que pasaron a estar a nombre de Edoarda. Algo que llevó a Christiana, la hija distanciada del resto de la familia, a temer que estuviesen quitándole el acceso a la herencia para dejar a su hermana como única beneficiaria. Christiana inició acciones legales en 2011 y detalló que su lujosa infancia había sido en realidad una "jaula dorada" en la que su madre le había hecho el vacío, mientras se obsesionaba con convertirse en royal a golpe de matrimonio (con el príncipe italiano Bante Concompagni Ludovisi, una relación que apenas duró cuatro meses).

El mismo Telegraph reportaba en 2017 que el Tribunal Real de Justicia había ordenado tanto a Edoarda como al banco BNP Paribas Jersey Trust Corporation Limited, ambos fideicomisarios del fondo, a reconstituir el mismo, incluyendo esa obra maestra de Gauguin cuyo valor, según la aseguradora, rondaba los 50 millones de libras esterlinas. La hermana de Christiana, Camilla Crociani, recibió orden de revelar los movimientos de la fortuna de su madre al BNP. Por el camino, Camilla se había convertido en princesa de Borbón-dos Sicilias tras casarse con el príncipe Carlo, duque de Castro, en un evento que The Times describió como "la boda más elitista de la década".

La princesa Camilla tiene hoy 49 años, y pasa sus días entre Mónaco, Saint Tropez, París y Roma con su marido y sus dos hijas. Sin embargo, se habría negado a revelar el paradero tanto del cuadro como de otros activos valiosos. El abogado William Redgrave, en representación del BNP, declaró que tanto el cuadro como algunas lujosas joyas eran ejemplos de activos que no habían sido devueltos por la princesa. También declaró que la princesa vivía un estilo de vida elevado, presentando como pruebas las fotos que se sacó con el expresidente Donald Trump en su casa de Florida y su aparición en la serie documental de la BBC Inside Monaco: Playground of the Rich [que retrata a los millonarios en tierras monegascas].

El abogado de la princesa, Olaf Blakeley, contestó que Camilla no sabía dónde se hallaban buena parte de los bienes de su madre. Dijo que "sería equívoco afirmar que no ha persistido en su desacato al no proporcionar documentación que ni tiene ni puede acceder a ella". The Times informa que el comisionado [juez a tiempo parcial] Julian Clyde-Smith se mostró escéptico ante la afirmación de que la princesa ya había revelado ante el tribunal todo lo que sabía.

La princesa Camilla y el príncipe Carlo (de 57 años), duque de Castro, tienen dos hijas: Maria Carolina, de 17 años, duquesa de Calabria y de Palermo, y Maria Chiara, de 15 años. Según informa el Times, laprincesa Christiana había declarado en las primeras sesiones ante el tribunal de Jersey que su madre vivía con miedo a quedarse sola, y que controlaba a la familia mediante su fortuna. El caso irá finalmente a juicio, en una fecha aún por anunciar.

Artículo publicado en Tatler y traducido. Acceda al original aquí.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo