Anita Matamoros confiesa qué es lo que más envidia de Makoke

  • Repasamos el árbol genealógico de Kiko Matamoros, el padre de Anita.
  • Kiko Matamoros opina sobre el novio de su hija Anita.

    Una confesión la de la hermana de Javier Tudela con la que se descolgaba cuando le preguntaron por cómo se encontraba su madre ahora que, a sus 51 años, vuelve a estar enamorada. «Siempre la veo súper bien, de hecho a veces me da hasta envidia lo bien que sabe sacar de todos lados, su fuerza», respondía con sinceridad la joven.

    Así que lo que Anita Matamoros envidia de su madre es su fuerza y su capacidad para estar bien a pesar de los problemas. Una actitud de disfrute que Makoke además trata de trasmitir a su hija y más ahora que Anita está pensando en regresar a Milán donde ya estuvo estudiando. «Disfruta ahora, viaja, no pares que es lo que tienes que hacer», reconoce la influencer que le aconseja su madre.


    La hija de Kiko Matamoros que tiene a su madre como «un referente y un ejemplo para muchas cosas» parece que sigue este consejo al pie de la letra y, en parte, por eso se confiesa ahora muy feliz. «Estoy en una etapa de mi vida muy plena y la estoy disfrutando y saboreando y siendo consciente de la suerte que tengo y de lo feliz que soy», reconoce.

    Una felicidad en la que seguro mucho tiene que ver su nueva pareja, Nacho Santandreu, y en la que parece que no interfiere la nula relación que mantiene ahora con su padre Kiko Matamoros. También son cómplices de tanto buen rollo sus sobrinos: Matías, hijo de su hermana Laura Matamoros, de quien dice que «es un amor de niño», yJavi, el hijo de su hermano Javier Tudela que nacía el pasado mes de junio.

    Pero la familia crece ahora que su hermana Laura, con quien se reencontraba unos días antes, pronto dará a luz otro retoño al que Anita confiesa que «tenemos muchas ganas» de conocer. Con tanto peque en la familia es normal que a la joven le pregunten por sus ganas de ser madre a lo que responde «yo quería ser madre joven, pero no tan joven esperaré un poquito».

    Fuente: Leer Artículo Completo