Alessandro Lequio defiende a Joaquín Prat y deja claro que no le censuró con Rocío Carrasco

  • El árbol genealógico de la familia Jurado.
  • La vida de Rocío Carrasco en imágenes.
  • Rocío Carrasco y Marta Riesco coinciden en Telecinco.

    Alessandro Lequio ha sido uno de los colaboradores de Telecinco menos empáticos con el relato de Rocío Carrasco en ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’. Tras escuchar todas las críticas que el italiano vertió sobre ella con la serie documental, la joven le comparó con su ex, Antonio David Flores, soltando la mítica «No ha entendido nada pero no me extraña porque ‘perro no come perro’. Por este motivo, su encuentro en el plató prometía hacer saltar chispas y no defraudó. Cuando la hija de Rocío Jurado explicaba que, ante su silencio, todo el mundo había dado por buena la versión del ‘ser’, Lequio le rebatió. «Eso no es verdad. Teníamos clarísimo el tipo de persona que era (Antonio David)», «¿Y por qué te has hecho eco de todo lo que él ha dicho?» ha querido saber Carrasco y Alessandro le contestó. «Si quieres hablamos luego…» fueron sus palabras justo antes de que Joaquín Prat cortara su conversación para dar paso a publicidad. A la vuelta fue Paloma García Pelayo la que tomó la palabra y, aunque el italiano intervino con posterioridad para hacer una pregunta sobre su hijo, muchos vieron el ‘corte’ del presentador como una censura al colaborador.

    Al día siguiente, Joaquín Prat ha querido dejar claro que él no censuró a Alessandro Lequio y que tuvo que cortar para ir a publicidad porque en la televisión hay unos tiempos pactados. «Lequio tiene toda la libertad del mundo para preguntar tanto antes cuando estaba Ana Rosa como ahora conmigo. Pero yo, si me tengo que ir a la publicidad a las 13.07, me tengo que ir. Hay unos tiempos tasados pero aquí no se censura a nadie jamás», decía el presentador y el italiano confirmaba su versión.

    «No me sentí censurado en absoluto, teníamos derecho a hacer una pregunta y yo no respeté los tiempos y ya está. Me excedí en el tiempo y cortaste porque había que ir a publicidad» explicó y añadió que para él fue esclarecedor que Rocío Carrasco, que comentó su deseo de no hablar más de su hija, reconociera que se había equivocado en algunas cosas. «Si tenía claro que Antonio David era el diablo cómo aceptó Rocío que él tuviera la custodia. Sus amigotes me cuestionaron pero ella reconoció ayer que era un error», contó.

    Lequio comentó que él vio a tres Rocíos Carrasco: la que se ponía frente las cámaras, la de los descansos de publicidad y la de los pasillos y que cree que se muestra afectada cuando hablan de su hija. «Cada vez que se pronunciaba el nombre de su hija, se estremecía» y le dio un consejo a Rocío Flores que, tras las palabras de su madre, ha reconocido haber tocado fondo. «Que se olvide de los orgullos, que pida perdón si tiene que hacerlo y que empiece una batalla de llamar por teléfono a su madre que yo creo que se lo acabará cogiendo así que yo si veo una puerta abierta», explicó.

    Fuente: Leer Artículo Completo